fbpx

Grandes desafíos del retail, negocio para los valientes

Con el 2020 pasa una década y llegan nuevos desafíos para los reteilers chilenos. Durante la última década el foco para los actores chilenos estuvo en fortalecer su propuesta de valor, bajar el ritmo de crecimiento en sus m2, diversificar su oferta (múltiples productos en múltiples plataformas), generar una conexión con los negocios crediticios y finalmente, los últimos años se han dedicado a fortalecer su estrategia digital.

El 2020 trae nuevos desafíos para los actores locales, en un ambiente menos dinámico para el consumo local, una incursión a lo digital que cada vez es más veloz e inminente y cambios en los paradigmas de los metros cuadrados rentables, entre otras cosas. Lo anterior, nos puede hacer pensar que el colapso observado en mercados más desarrollados en los famosos “Brick & Mortars” (ventas offline) podría ser una historia para repetirse. Ya queda menos espacio para el crecimiento de m2 en la región andina, pero eso no necesariamente significa cierres de m2, también podría significar un reordenamiento de la oferta.

La industria en EEUU, por ejemplo, tenía una sobreoferta mucho más importante que la observada a la de los países andinos antes del colapso de m2 observado durante esta década, de hecho, el GLA por cada mil habitantes en USA en el 2017 alcanzaba niveles 1.215, lo cual es sustancialmente más alto que los niveles de Chile donde el indicador alcanza los 214 m2 por cada 1,000 habitantes, siendo el país con el indicador más alto de la región andina. Lo anterior, podría llevarnos a pensar que a pesar de haber saturación de m2 de retail en ciudades como Santiago, Lima, Bogotá o Buenos Aires, no tenemos un nivel de oferta como la observada en EE. UU o países de Europa.

Por el lado digital, el mundo ha cambiado mucho en los últimos 10 años, el famoso e-commerce es una tendencia que vino para quedarse, los países europeos alcanzan ~9% de penetración en las ventas online (2018) versus una región Andina (Chile, Perú, Colombia y Argentina) que llegaron a niveles de ~6%, alcanzando fuertes niveles de crecimiento los últimos años, siendo Latinoamérica una región con crecimientos importantes (en 2019 superó los niveles del ~20%).

En consecuencia, los operadores nacionales se han visto en la necesidad de mejorar su oferta a través de mejores herramientas logísticas, ciberseguridad, mejora de su oferta omnicanal, plataformas online, entre otras. Esto genera costos que probablemente perduren en el tiempo.

Por otro lado, la globalización y mayor penetración del retail en la región andina trajo mayores niveles de competencia como los fast-fashion globales (H&M y Zara) y las ventas cross-border (en niveles ~28% en Chile), lo cuales han tenido un fuerte crecimiento durante los últimos años.

Además de todo lo anterior, el consumo interno generará incertidumbre para los próximos años. Los eventos vividos desde el 18-O podrían generar impactos en la demanda de los chilenos, siendo una interrogante importante a tener en consideración para los próximos años. De hecho, solo el último trimestre del año muestra algo de lo mencionado anteriormente, nosotros esperamos un comportamiento bastante atípico para los resultados del retail chileno, con una segunda quincena de octubre y primera quincena de noviembre bastante afectadas y una navidad con niveles mas normales en las ventas.

Esa volatilidad es algo que hay que monitorear durante los próximos años y podría verse impulsada por un mayor desempleo una variable significativa a monitorear durante los próximos meses. Por otra parte, aún siguen revisándose leyes importantes para los reteilers chilenos y la implementación de estas sigue generando incertidumbre en lo que vendrá para adelante. Tomando todo en cuenta, esta nueva década traerá un escenario de ajuste para los actores en el retail chileno.

Los próximos años tendrán fuertes desafíos para la industria, la cual podría enfrentar una dinámica local con desaceleración, mayores niveles de competitividad, reajustes en los m2 de oferta y mayores costos de digitalización. Por lo anterior, los grandes ganadores serán los que sean capaces de entender las nuevas tendencias, los cambios en el comportamiento del cliente y sean capaces de traspasar eso a una estrategia omnicanal que sea rentable

Fuente: www.america-retail.com